Guardería

Su primer día de guardería fue especial para nosotros.
Después de, como dice su madre, haber estado nueve meses dentro y nueve meses fuera, dejábamos en otras manos a nuestra cosita más preciada: Carla.
Cuando pasó de mis brazos a los de la cuidadora, me dio un vuelco el corazón.

Sin embargo, Carla, estaba deseando jugar con otros niños. La encanta estar con gente y que la digan cosas, ella devuelve los saludos con una sonrisa.
Cuando vio a través de los cristales a los niños, los juguetes, la decoración llena de colores y personajes de Disney, ya no existían ni su padre ni su madre.
Me hizo gracia que por mucho que la llamara o intentara darla un beso, su mirada estaba cambiando continuamente escudriñando toda la guardería.

Cuando fui a buscarla estaba tan contenta. No había dormido nada cuando lo habitual es que durmiese unas 2 horas.
Ese día se echó una siesta de 4 horas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: